Mesa Nacional: El ataque no es sólo a La Garganta Poderosa

la poderosaNo creemos en el relato del Ministerio de Seguridad: El ataque no es sólo a La Garganta Poderosa

El ministerio de seguridad formalizó esta mañana la “amenaza” que había circulado en forma de comunicado en el que anunciaba una conferencia de prensa para “desenmascarar la mentira de La Garganta Poderosa sobre la acusación a la prefectura por los hechos en la villa 21-24”. La conferencia, dirigida por la propia ministra Patricia Bullrich, fue una puesta en escena sin antecedentes que busca estigmatizar y desacreditar a la revista villera que, desde hace años y no sólo en este Gobierno, viene denunciando los abusos de las fuerzas de seguridad en los barrios más pobres del país. De esa manera, también se buscó estigmatizar y desacreditar a todos los medios de comunicación críticos y a las organizaciones sociales que trabajan en los barrios.

La ministra Bullrich se centró en un video en el que se ve una discusión de dos jóvenes con un prefecto arriba de un colectivo y una pelea en la calle para justificar la represión que se desencadenaría horas después en el barrio y que detuvo a tres personas, entre ellas un fotógrafo de La Garganta, durante dos días. El video fue utilizado por la ministra para subrayar que La Poderosa había armado un “relato” de los hechos, ya que consideró que “el objetivo es liberar el barrio para que esté controlado por el estado ilegal y por los que trafican droga”, equiparando a las organizaciones sociales con el narcotráfico.

En ese sentido, le decimos a la ministra Bullrich que no necesitamos que nos cuenten quién es La Garganta Poderosa, sino en todo caso, que el Ministerio que ella dirige dé respuestas a la cantidad de abusos cometidos por las fuerzas de seguridad, la mayoría de los cuales son invisibilizados por muchos medios comerciales. Ese cerco es el que muchas veces logran romper medios y organizaciones como La Poderosa en tiempos de un constante crecimiento de la violencia estatal en el país.

Por eso consideramos que este ataque no es sólo contra esa publicación, sino contra todos los medios en general que intentan informar a diario las violaciones a los Derechos Humanos en democracia. Y lo que es peor, contra los habitantes de los barrios populares, que son las principales víctimas del aparato represivo del Estado y que pocas veces cuentan con canales para difundir los atropellos de las fuerzas de seguridad.

Justamente, lo que evita La Garganta Poderosa, es esa “zona liberada” que pretende el Ministerio de Seguridad para que sus fuerzas actúen con impunidad.

En la conferencia de prensa, Bullrich no sólo desestimó las denuncias de los vecinos de la 21 sobre cómo los efectivos dispararon contra la casa de Iván Navarro -el joven torturado por oficiales de la Prefectura en 2016 y cuyo causa impulsó un juicio en el que hoy están juzgando a seis prefectos-, sino también cómo ingresaron a las casas, golpearon a vecinos y manosearon a una de las integrantes de La Poderosa. La ministra justificó el operativo en el marco de la “flagrancia”, tal como sucedió en el operativo ilegal en el que fue visto por última vez con vida a Santiago Maldonado. Sin embargo, el propio sumario de la fuerza –que consta en la causa en la que sobreseyeron a los dos detenidos- deja constancia que el fiscal Munilla Lacasa dispuso que “no se adopte el protocolo de flagrancia”.

Frente a la pregunta de por qué Prefectura disparó en la puerta de la casa de Navarro, querellante del primer juicio oral y público contra la Prefectura, la ministra confundió a Iván con otra persona, demostrando total desconocimiento de una víctima de torturas que su ministerio tiene la obligación de proteger. Acto seguido, la ministra dijo “la Prefectura no entró a ninguna casa”, cuando fue violado el domicilio de Roque, fotógrafo de La Garganta Poderosa golpeado, torturado, detenido y que la propia Justicia sobreseyó a las 48 horas, desestimando la insólita causa de “robo en poblado y en banda”. En ese sentido, respecto a los abusos cometidos por efectivos de Prefectura contra Jessica –hermana de Roque, que denunció no sólo las golpizas sino que fue “manoseada” por los efectivos- se le preguntó si era parte del procedimiento habitual de los prefectos abusar de las mujeres y manosearlas en los allanamientos, a lo que la ministra respondió “estamos hablando de otro tema” y evadió la respuesta.

Por otra parte, Bullrich realizó una obscena intromisión en las funciones del Poder Judicial y del Ministerio Público Fiscal, interfiriendo claramente en una resolución de la jueza de Instrucción del Juzgado 29, Karina Rodríguez, que falló a favor del sobreseimiento de Roque Azcurraire y Juan Pablo Mónaco, y quedó firme ya que nunca fue apelada por los prefectos denunciantes. Además, cuestionó la labor de la Procuraduría de la Violencia Institucional (Procuvin), intentado condicionar así la labor independiente tanto de los jueces como de los fiscales.

La conferencia fue una clara operación mediática que busca desviar la atención, ya que hoy también se llevó adelante la cuarta audiencia del primer juicio oral contra una fuerza de seguridad de este gobierno. Por las torturas en 2016 contra Iván y Ezequiel–ambos integrantes de La Poderosa en la villa 21-, hay 6 prefectos con prisión preventiva. Las pruebas del accionar represivo son contundentes. En esta misma semana, también, se realizaron las pericias balísticas que determinaron el nombre del prefecto del Grupo Albatros que disparó y provocó la muerte de Rafael Nahuel.

Como afirma La Garganta Poderosa, “las villas padecieron todo tipo de avasallamientos policiales, históricamente cubiertos por ese manto de silenciamiento que defendieron a sangre y fuego”. Por eso consideramos que es hora que eso se termine.

Por eso, también exigimos de forma inmediata la renuncia de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa (FATPREN-SiPReBA-FETRACCOM-CISPREN-SPR-APSF)

Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina ( AReCIA)

Asociación de Reporteros gráficos de la República Argentina (ARGRA)

Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA)

Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra)

Asociación Mundial de Radios Comunitarias -AMARC Argentina

Voces Libres del Pueblo

Tiempo Argentino

Infonews

Cítrica

Notas – Periodismo Popular

Revista PPV – Periodismo Por Venir

Canal Abierto 

Marcha Noticias

Agencia de Noticias de Comunicación Alternativa (ANCAP)

Barricada TV

Radio La Imposible

FM Che Barracas

Mesa Nacional: Contra el cierre de medios y por la pluralidad de voces

7 DE JUNIO 1938 – 2018

80° DIA DEL PERIODISTA

CONTRA EL CIERRE DE MEDIOS Y POR LA PLURALIDAD DE VOCES

Sin trabajo digno, no hay periodismo

El periodismo argentino atraviesa uno de sus momentos más difíciles desde el retorno de la democracia.

Las tareas de informar y comunicar que desarrollamos lxs trabajadorxs de prensa en los medios públicos y privados son afectadas por acciones gubernamentales y empresarias que parecen articularse estratégicamente mediante cierre de empresas periodísticas, reducción de personal por despidos directos, “retiros voluntarios” y/o “jubilaciones anticipadas”, y la aplicación forzada de la flexibilización laboral con el resultado económico como único fin real. Gobierno y empresarios reformulan así el “negocio” de la comunicación, deteriorando su función social y afectando seriamente la libertad de expresión, a través de contenidos dirigidos únicamente a obtener más y mayores ganancias económicas.

En los últimos tres años cerca de tres mil trabajadoras y trabajadores resultaron despedidos en nuestro país en la prensa escrita, radial, y televisiva. Sin embargo, aún en un contexto de reconversión hacia la convergencia de tareas, fuerte concentración empresaria y hegemonía del mensaje único, muchxs trabajadorxs de prensa tanto en medios tradicionales como autogestionados o populares persisten en la lucha contra la mercantilización del periodismo.

A esto se suman las modificaciones al marco legal que pretende impulsar el gobierno nacional, que priorizan los intereses económicos de grandes grupos empresarios y resultan en más concentración y menos democracia.

Y mientras el fin social del periodismo en nuestro país termina resumido a una fórmula comercial, grandes corporaciones extranjeras de internet obtienen utilidades millonarias utilizando contenidos producidos por trabajadore/as de prensa argentinos, que no pagan. Y también ellos, al igual que muchas empresas locales, publican “falsas noticias”, destinadas a manipular el debate público, con la rentabilidad como máxima prioridad y dejando en el olvido la responsabilidad social del periodismo.

Por eso, para los trabajadores y trabajadoras de prensa es tan importante el desafío de adaptarse a las nuevas tecnologías y garantizar una justa retribución por nuestra tarea, como preservar la pluralidad de voces y la diversidad de los mensajes por sobre el discurso único del mercado, condición indispensable para la construcción de una democracia inclusiva, auténtica, profunda.

Hoy en Argentina, gran parte del sistema de medios se sostiene con recursos públicos (Nación, provincia y municipios) y sin embargo nuestro país carece de un sistema eficiente para garantizar que al menos una parte de ellos sea distribuida entre medios de prensa sin fines de lucro, empresas autogestionadas y medios alternativos a la gran empresa privada.

Y aunque un criterio idéntico debiera aplicarse a la preservación de los medios públicos, hoy asistimos a un lamentable y vergonzoso proceso de vaciamiento y desfinanciamiento gradual de los medios administrados por el Estado nacional.

En este complejo y difícil contexto, frente a la pérdida de empleos, acuerdos salariales por debajo de la inflación y serio aumento de la precarización, el gremio de Prensa sigue dando la pelea. En cada provincia, en cada empresa, en cada redacción. Y somos conscientes además de que nuestra problemática actual es similar a las que atraviesan otras actividades, por cuanto las cámaras empresarias y el gobierno nacional coinciden en avanzar juntos en una reforma laboral de hecho que empeora condiciones laborales, desconociendo leyes, convenios colectivos y estatutos profesionales.

Así, los sindicatos de Prensa de todo el país han conformado la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa (MNTP) para evaluar juntos los temas de interés común y procurar acciones gremiales conjuntas, afrontando dos desafíos principales: priorizar el interés común de los trabajadores de prensa de todo el país, y articular planes de acción para frustrar los intentos patronales de precarizar cada día más el trabajo periodístico.

A través de nuestras organizaciones sindicales venimos desarrollando una serie de acciones en defensa de los derechos laborales y la libertad de expresión.

En los medios públicos (Radio Nacional, TV Pública y Télam) se denuncia y enfrenta el paulatino vaciamiento. Mientras el Sipreba articula en el ámbito de Ciudad Autónoma de Buenos Aires la lucha contra despidos de trabajadores y dirigentes sindicales y violaciones sistemáticas a los convenios colectivos por parte de RTA SE, en cada región del país los sindicatos de FATPREN y FETRACCOM resisten desde hace más de dos años el proceso de vaciamiento en la emisoras de Radio Nacional, mientras enfrentan la amenaza de que a los despidos y recortes salariales le siga la aplicación de un Plan de Regionalización que implicaría el cierre de decenas de radios.

A la situación planteada en los medios públicos se suman las acciones sindicales contra el cierre y/o achicamiento de medios privados (innumerables diarios del interior, Página 12, Agencia DyN, Radio del Plata, Radio El Mundo, Publiexpress, Radio Rivadavia, Radio Splendid, Rock and Pop) y las realizadas contra despidos o incumplimientos patronales enRadio LT3, La Capital y Radio LT8 de Rosario, La Voz del Interior (Córdoba), Los Andes (Mendoza), La Mañana (Neuquén), el Patagónico (Comodoro Rivadavia), Diario Hoy y Red 92 (La Plata), El Diario de Paraná (Entre Ríos), LU 22 Radio Tandil, FMQ (Quilmes), Diario Río Negro, El Cordillerano (Bariloche), entre muchos otros medios.  Esta situación creada por las cámaras empresarias y avalada por el Ministerio de Trabajo resultó un antecedente grave a la hora de discutir las paritarias de Prensa 2018, frente a la persistente y ridícula pretensión gubernamental de fijar un 15 por ciento como techo para el aumento, mientras la inflación de precios y la devaluación permanente del peso superan ampliamente ese porcentaje.

Mientras tanto los/as trabajadores/as de medios populares, comunitarios y autogestionados sin fines de lucro sufren las consecuencias del incumplimiento y sub ejecución de las políticas legalmente vigentes para su fomento y desarrollo, la implementación de normas sancionadas por el Enacom que permiten el cierre arbitrario de radios “a sola firma” de funcionarios de segunda línea del organismo, como FM Ocupas de Moreno, los tarifazos de luz y la marginación absoluta de pautas publicitarias. Todo esto no sólo impacta en las condiciones y derechos laborales de comunicadores y comunicadoras –tan trabajadores como cualquiera aunque desarrollen su tarea sin patrones-, sino también sobre el Derecho a la Comunicación e Información de las comunidades donde se emplazan y la población en general, y su posibilidad de acceder a voces y miradas diferentes a las de los medios concentrados, en momentos de cerco informativo cada vez más uniforme.

En una fecha que siempre invita a reflexionar sobre el compromiso del periodismo y su presencia en situaciones de interés social, es destacable la activa participación de nuestras organizaciones sindicales junto a otras fuerzas gremiales, políticas y sociales en movilizaciones populares, como aquéllas contra las reformas previsional y laboral, cuyas consecuencias más lamentables fueron las agresiones y detenciones padecidas por decenas de compañeros y compañeras que trabajaban en coberturas periodísticas.

Estos hechos fueron denunciados públicamente y ante autoridades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Y no impidieron la participación activa de trabajadores y trabajadoras de prensa en posteriores marchas, como “Ni Una Menos” (contra la violencia de género) o en las asambleas por empresa para debatir el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Reconocernos como trabajadore/as y actuar a conciencia y en consecuencia potencia la unidad nacional del gremio de prensa. Trabajadores y trabajadoras del periodismo debemos esforzarnos por encarar juntos los problemas comunes y resolverlos para mejorar la vida de nuestros compañeros y compañeras y defender los principios sociales del noble oficio, al mismo tiempo que jerarquizamos el derecho social a la información y la comunicación.

– Por la defensa de las fuentes de trabajo en prensa.

– Por la plena vigencia de los Convenios Colectivos y los Estatutos profesionales.

– Por salarios y condiciones de trabajo dignos y discutidos en paritarias libres.

– Contra la reforma previsional y los intentos gubernamentales de reforma laboral.

– Contra la violencia física y jurídica ejercida en perjuicio de las y los trabajadores de prensa.

– Contra la concentración de la propiedad de medios de comunicación y por una adecuada distribución de la pauta pública, que incluya a medios autogestionados y alternativos.

– Por la defensa de los medios públicos y la libertad de expresión.

MESA NACIONAL DE TRABAJADORES DE PRENSA

mn-040618

Mesa Nacional: Repudio frente a la represión a trabajadores azucareros en Jujuy

La Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa repudia la represión en el Ingenio La Esperanza de Jujuy y exige la inmediata libertad del compañero Oscar Delgado periodista de la radio CAPOMA integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos, quién permanece detenido desde la brutal represión del miércoles 20 de diciembre pasado, junto a dos dirigentes del sindicato de Obreros y Empleados Azucareros y al hijo de un obrero del Ingenio.

En vísperas de Navidad fueron liberados 21 compañeros. Sin embargo, el gobernador Gerardo Morales y su justicia adicta mantienen cuatro presos políticos, con el objetivo de debilitar las luchas de trabajadores, movimientos sociales y organizaciones de derechos humanos.

Su accionar debe ser denunciado en todos los ámbitos locales e internacionales.

Delgado se encontraba en el lugar realizando tareas periodísticas. Consideramos que su detención implica un grave atentado a la libertad de expresión.

Exigimos la libertad de todos los detenidos y garantías para el desarrollo del trabajo periodístico.

Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa
26 de diciembre de 2017

mn271217

Mesa Nacional: Represión a periodistas: Bullrich debe renunciar

No existen garantías para el trabajo periodístico. La ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich es la responsable y ¡debe renunciar! En el marco de una de las jornadas más difíciles que la Argentina vivió desde que se conquistó el regreso al sistema democrático en 1983, trabajadorxs de prensa de distintos medios de comunicación fueron reprimidos ayer frente a un Congreso militarizado. Este gobierno, que llegó  a la función pública con promesas de transparencia y libertad de expresión, utilizó la represión contra diversos sectores sociales y otros mecanismos restrictivos como el Protocolo General de Actuación para la Protección de la Actividad Periodística y el Protocolo de Actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Manifestaciones Públicas que asigna un sitio preestablecido o “corralito” para las coberturas.

El primero fue presentado en Tucumán en septiembre de 2016 para decir a lxs trabajadorxs de prensa que pueden recurrir al Ministerio y a las fuerzas de seguridad ante situaciones  de riesgo. Y es importante señalar que quienes resultaron designados para evaluar la matriz del peligro denunciado por un o una periodista ante la Comisión de Riesgos son el Foro de Periodismo Argentina (FOPEA) y  la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA). Todo el protocolo sediseñó sin una sola consulta a las organizaciones sindicales que nuclean a lxs trabajadores de todo el país.

Cuando anoche ya había  periodistas, fotógrafas/os y camarógrafas/os víctimas de la violencia dirigida por Bullrich, la misma ministra se fotografiaba con el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y el actual presidente de FOPEA, Néstor Sclauzero, justamente para celebrar los 15 años del Foro de Periodismo. En algunos momentos, como en éste,  la imagen reafirma el vínculo entre el ministerio que ejerce la violencia y la organización que invoca la libertad de expresión, pero que únicamente sostiene la libertad de empresa  y representa los intereses de  las grandes concentraciones de medios.

Una vez más la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa recuerda que no acepta que los mismos que reprimen y son cómplices de esas acciones, pretendan ser quienes nos defiendan y sigan utilizando comunicados y dobles discursos acerca de la libertad de expresión. Las balas y los golpes quedaron inscriptos en los cuerpos de lxs trabajadorxs de prensa y las consecuencias  podrían haber sido la vida de cualquiera de ellxs.  ¡Por eso, por el autoritarismo que no sólo no escucha sino que pretende tapar los ojos de quienes buscan y trabajan con la información, Patricia Bullrich debe renunciar!

15 de diciembre de 2017
MESA NACIONAL DE TRABAJADORES DE PRENSA

mn181217

Mesa Nacional: Total rechazo a reforma laboral

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), junto a las demás organizaciones que integran la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa, rechaza de plano las reformas a la legislación laboral que impulsa el gobierno nacional y convoca a sus sindicatos de base a debatir la temática en asambleas y expresarse, adhiriendo a la consigna “Basta de despidos en Prensa. Sin trabajadores no hay libertad de expresión”:

La Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa rechaza en todos sus términos el proyecto de ley de reforma laboral que promueven el gobierno nacional y el sector patronal, y llama a todos los trabajadores de prensa del país ha expedirse en el mismo sentido y movilizarse en defensa de los derechos laborales escenciales vigentes.

Estamos en presencia de un ataque a todos los trabajadores del país, ya que pretende modificar aspectos clave de la legislación laboral para favorecer a los grupos empresarios y en contra de nuestros derechos.

Esto se observa con claridad con la reducción de las indemnizaciones por despido y la posibilidad de que las empleadoras, de manera unilateral, puedan sustituir la indemnización por el “fondo de cese de empleo”; la eliminación de las horas extras; la extensión de la tercerización; la creación de la figura del “trabajador autónomo económicamente dependiente”, copia del fraude laboral que en nuestra actividad se realiza con la figura del colaborador; y la habilitación a las gerencias de recursos humanos tanto para presionar a sus trabajadores para que acepten condiciones laborales peores a las que ya tienen, como para modificar de modo inconsulto esas condiciones, entre otros agravios.

Por si fuera poco, las compañías que quitan derechos a sus trabajadores son premiadas con la eliminación de todo tipo de multa por la evasión realizada. Además, se les exime del pago de contribuciones patronales hasta $ 12.000 y obtienen una reducción de las alícuotas por lo que pagan a partir de esa cifra.

Consideramos que este proyecto sólo empeorará la situación laboral de los asalariados. En el caso de Prensa, su aplicación facilitaría a las patronales una mayor precarización y la baja salarial, tras haber provocado una masacre laboral con más de 3.000 despidos en los últimos dos años, de los que los 100 puestos de los compañeros de DyN son el último intento.

Por esto es que esta Mesa Nacional llevará esta posición a todos los lugares de trabajo para que por medio del mecanismo más democrático, el debate en asamblea, los trabajadores y trabajadoras de prensa del país puedan expresar su opinión.

Esta Mesa Nacional de Prensa hace un llamado al movimiento obrero para que rechace este proyecto y en unidad prepare y ejecute un plan de lucha contra su debate o aprobación.

Sin trabajadores de prensa no hay libertad de expresión.

Ningún despido en DyN. Reubicación de los compañeros.

mesa221117

Mesa Nacional: Rechazo al juicio contra los delegados de editorial Perfil

Como órgano que nuclea a la totalidad de los trabajadores de prensa organizados del país expresamos nuestro más enérgico rechazo al juicio penal que enfrentan los cinco integrantes de la actual comisión interna de editorial perfil y un miembro de la junta electoral que fiscalizó las elecciones de comisión interna de 2013.

Consideramos que el juicio implica un ataque brutal al derecho de huelga y, en el marco de los anuncios de mayor ajuste y reformas laborales, resulta evidente que el proceso tiene un claro objetivo de disciplinamiento social contra todo el movimiento obrero.

Llegamos a esta instancia luego de un procesamiento que modificó una primera decisión judicial de declarar la “Falta de mérito”, que fue confirmada en Cámara, pero en fallo dividido.

Los trabajadores son acusados de atentar contra la libertad de prensa (artículo 161 del Código Penal, penado con prisión de uno a seis meses), por un paro de actividades desarrollado a fines de 2013 ante el despido de 13 compañeros.

Es importante destacar que dichos despidos se produjeron un día de elecciones de comisión Interna y que, entre los despedidos, se encontraban compañeros que gozaban de inmunidad gremial por ser integrantes de la junta electoral encargada de los comicios, lo que reflejaba la intención patronal de ir a fondo contra la organización gremial colectiva para imponer los despidos y una mayor flexibilización. Entre los acusados se encuentra el secretario adjunto del SiPreBA.

Desde la Mesa convocamos a los trabajadores de prensa de todo el país a expresar su rechazo a este ataque a nuestros derechos.

El proceso se llevará a cabo desde el lunes 30 de octubre hasta el miércoles 1 de noviembre en el Juzgado Nacional en lo Correccional Nº 12, sito en Av. De los Inmigrantes 1950, y estará a cargo del juez Walter Candela.

Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa

perfil

Estado de la libertad de expresión en Argentina 2017

Censura, amenazas, restricciones, ataques físicos y detenciones policiales contra periodistas en la cobertura del caso Maldonado y del conflicto social.

La Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa denuncia la existencia de censura, amenazas, restricciones al trabajo periodístico, ataques físicos y detenciones policiales que están sufriendo diversos periodistas que llevan a cabo la cobertura de la desaparición forzada de Santiago Maldonado en el sur del país y de diferentes conflictos sociales.

El periodista Dante Lobo de canal 4 de Esquel fue censurado y sacado del aire en los últimos días. Lobo y su equipo habían llevado a cabo la cobertura de los hechos del 1º de agosto, que luego fueron aportados como elementos de prueba por la familia de Maldonado a la causa. También había hecho una entrevista de gran relevancia a uno de los jefes de Gendarmería, el comandante mayor Diego Conrado Héctor Balari, en la que éste afirmaba que la entrada a la comunidad mapuche se había realizado siguiendo expresas instrucciones del ministerio de Seguridad de la Nación.

Lobos ya había recibido restricciones a su trabajo periodístico en ocasión de intentar hacer la cobertura informativa del caso. El día 16 de agosto cuando junto a su equipo se dirigía a cubrir un operativo ordenado por el juez federal Guido Otranto, en la comunidad mapuche Pu Lof, fue interceptado por personal de la Policía Federal y de la Policía de Chubut quien le impidió continuar el paso. El personal policial adujo que cumplía órdenes del juez Otranto. Este grave hecho fue denunciado por el Sindicato de Prensa del Oeste del Chubut.

Los trabajadores de prensa de FM Alas, de El Bolsón, recibieron amenazas directas por el tipo de cobertura que están realizando del caso. “Están tirando demasiado de la cuerda. Después a llorar a Plaza de Mayo. Están avisados”, decía un mensaje llegado al celular de la emisora, cuando informaban sobre un incidente relacionado con el mismo. “Es parte de una cadena de intimidaciones que ya recibimos”, dijo Esteban Santamaría, uno de los integrantes de la radio.

El mismo día miércoles 16 de agosto, en Cushamen, Chubut, integrantes de la revista Cítrica fueron intimidados por personal de la policía provincial y la Gendarmería. Los efectivos policiales no les permitieron circular libremente por la ruta cuando intentaban acercarse al lugar donde fue visto por última vez Santiago Maldonado, quien permanece desaparecido tras la represión de Gendarmería contra la comunidad mapuche del Lof en Resistencia.

El periodista Rafael Saralegui, quien viajó a la zona para una investigación periodística para chequeadocom, también denunció presiones por parte de personal de la Policía de Chubut y Gendarmería.

Se agrega la existencia de presiones en algunas ocasiones abiertas y en otras más veladas a los trabajadores de prensa tanto de emisoras privadas como estatales respecto de la cobertura que debe darse al caso, que exceden los límites de una línea editorial y significan un avasallamiento a la libertad de expresión y el trabajo periodístico.

Agresiones y detenciones a periodistas

Los trabajadores de prensa venimos registrando un incremento de las agresiones físicas y detenciones por parte de distintas fuerzas de seguridad, en ocasión de la cobertura de conflictos sociales.

En el marco de la represión que efectuó la policía de la Ciudad de Buenos Aires el pasado viernes 1º de septiembre, al finalizar la marcha en reclamo de la aparición de Santiago Maldonado, se produjeron una gran cantidad de detenciones arbitrarias. Entre los detenidos había seis compañeros/as que se encontraban cubriendo periodísticamente los hechos al momento de ser arbitraria y violentamente “cazados” por los efectivos policiales. Estuvieron incomunicados hasta la madrugada del lunes, detenidos en condiciones pésimas, sufriendo violencia psicólogica y maltratos inadmisibles. Todo por estar registrando el accionar de los supuestos servidores de la ley.

Uno de los objetivos de las agresiones y detenciones fue infundir temor entre los periodistas para evitar que queden registros de la violencia policial en imágenes como lo muestra el especial hincapié en las agresiones a fotográfos y camarógrafos. Esto se vio claramente en los acontecimientos del 1º de setiembre pasado en la ciudad de Buenos Aires.

Estos son los compañeros/as que se encontraban realizando tareas de prensa cuando fueron detenidos/as:

– Juan Pablo Mourenza y Ezequiel Hugo Medone, trabajadores de prensa de Antena Negra TV, integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), detenidos en Avenida de Mayo y San José. En la filmación de Medone -que estaba siendo transmitida en vivo a través del Facebook de la RNMA se escucha claramente a un policía gritando “ese también está filmando, agarralo”.

– Daniel Lara, reportero gráfico y estudiante de la escuela de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA), detenido en Avenida de Mayo y Perú.

– Sofía Gamboa, fotógrafa, detenida sobre la Avenida de Mayo en el momento que comenzaba la represión. Tiene tres impactos de balas de goma en la pierna. No recibió asistencia médica. Le colocaron los precintos cortándole la circulación. Junto a los demás detenidos fueron amenazados por una policía que les decía que iban a terminar como Santiago Maldonado.

– Paola Barriga Montero, fotógrafa y documentalista, integrante del Centro Integral Marcelina Meneses, se encontraba registrando cómo un policía reducía a un manifestante cuando recibió una patada en el brazo izquierdo y cayó al suelo, su cámara quedó destruida. Fue detenida brutalmente por personal policial masculino.

– Carlos Ardila Guerra, fotógrafo de la Asociación de Trabajadores del Estado, detenido cuando se estaba retirando de la Plaza de Mayo, sacando fotos y videos en el lugar. También fue amenazado por policías que le decían que iba a terminar como Maldonado.

La brutalidad policial contra la prensa fue una constante durante la represión como lo muestran los siguientes hechos:

– Dos trabajadores de prensa de la TV Pública recibieron gas pimienta en sus rostros. Se trata de un asistente de cámara y de un camarógrafo, que estaban registrando los hechos sobre la Avenida de Mayo.

– Una movilera de Canal 13/TN también resultó afectada por el gas pimienta arrojado en sus ojos por la policía, tal como quedó registrado en varias transmisiones televisivas.

– Un fotógrafo de la Colectiva Fotografía a Pedal recibió por parte de la policía un balazo de goma en la nuca.

– A un periodista de la Agencia de Noticias Redacción (ANRed) le llenaron el cuerpo de balazos de goma y le arrojaron gas pimienta cuando preguntó adónde trasladaban a los detenidos.

– Durante la represión, los trabajadores de prensa que se encontraban cubriendo los hechos fueron filmados de forma intimidatoria por la policía.

Violencia física policial contra periodistas

El 10 de agosto, precisamente el Día Internacional del Cronista de Exteriores, Ignacio Gallardo, movilero de la radio X5, fue agredido por el Comisario Orgóñez de la policía bonaerense, dentro de la Municipalidad de La Plata, quien lo agarró del cuello y lo empujó cuando se encontraba cubriendo una protesta. Los demás policías actuaron en complicidad, llegando a amenazar a todos los trabajadores de prensa que se encontraban realizando su tarea.

El 26 de julio la Guardia de Infantería de la Policía de la Ciudad reprimió una movilización de los trabajadores/as de Pepsico frente al Congreso de la Nación. Ni bien comenzó la represión tres efectivos lanzaron gas pimienta en la cara al reportero gráfico Rolando Andrade, trabajador de Clarín. En el desalojo de la planta, perpetrado el 13 de julio, la policía golpeó y gaseó a las obreras y obreros de Pepsico y también a trabajadores de prensa, como sucedió con el equipo de Telefe Noticias.

El 3 de junio, al finalizar la marcha por Ni Una Menos, un policía federal le roció gas pimienta en el rostro a la compañera Alelí Acuña de Télam e Infonews, luego de que ella le sacara una foto. Luego, volvieron a tirarle gas pimienta, al igual que a los otros reporteros gráficos presentes en el lugar. El 8 de marzo, en ocasión del Paro Internacional de Mujeres, la policía realizó una brutal cacería, deteniendo sin ningún motivo y hostigando a 20 mujeres, entre ellas a dos compañeras, Josefina Nicolini, fotógrafa de Rumbos, y Laura Arnés, periodista del suplemento Soy, ambas de Página 12.

Las fuerzas actúan amparados por el “Protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en manifestaciones públicas” del Ministerio de Seguridad que, pese a carecer de toda legalidad, simboliza la vía libre para maltratar a los trabajadores de prensa.

El tristemente célebre corralito en el que nos quieren encerrar, o “zona determinada”, como lo llaman en el escrito, no es más que un aval para las restricciones y agresiones contra los trabajadores de prensa por parte de las fuerzas policiales. Tal como ha ocurrido en la ciudad de Santa Fe donde los trabajadores de prensa denunciaron restricciones y limitaciones al trabajo periodístico en ocasión de la visita del presidente Macri a la capital provincial.

La impunidad se cimenta en hechos como la reciente absolución de dos policías de la Metropolitana, y las leves penas que le dieron al tercero de ellos, en el juicio que se llevó adelante por disparar balas de plomo contra dos reporteros gráficos de la Red Nacional de Medios Alternativos en el desalojo de la Sala Alberdi, o en las dilaciones que hay en la causa que investiga el ataque por parte de una patota (que contó con zona liberada por la policía) a la redacción de Tiempo Argentino y Radio América.

A este panorama de agresiones, censura y restricciones a la prensa generadas por las empresas, funcionarios y fuerzas policiales y de seguridad se suma las, cada vez, mayores restricciones que padecen periodistas, reporteros gráficos y camarógrafos a la hora de cubrir los actos presidenciales y de algunos gobiernos provinciales.

A su vez, nos ha tocado sufrir la prepotencia policial no solamente cuando estamos ejerciendo nuestro trabajo, sino también cuando protestamos por nuestros derechos: en oportunidad de la última movilización de la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa la Policía Federal realizó acciones de provocación y maltrato hacia trabajadores de prensa que se manifestaban pacíficamente.

En el marco del incremento del accionar represivo del Estado en contra de los reclamos populares, los trabajadores de prensa de todo el país, sindicatos y medios comunitarios, alternativos, populares y autogestivos, reclamamos al gobierno Nacional y de los respectivos distritos, que cesen este tipo de acciones.

Basta de censura, amenazas, restricciones, ataques físicos y detenciones policiales en la cobertura del caso Maldonado y del conflicto social.

Por más y mejor periodismo.

En defensa de la libertad de expresión.

Aparición con vida de Santiago Maldonado.

MESA NACIONAL DE TRABAJADORES DE PRENSA

mn180917

Repudio a la represión en Pepsico y a la violencia contra la prensa

pepsico-repLa Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa repudia la represión policial ejercida contra los trabajadores de Pepsico que sólo estaban reclamando por su puesto de trabajo y las agresiones sufridas por trabajadores de prensa que sólo estaban cumpliendo con su obligación de informar.
Colegas de numerosos medios fueron agredidos por personal policial con el evidente objetivo de intentar ocultar lo que estaba ocurriendo. Responsabilizamos a las autoridades del gobierno nacional y del gobierno bonaerense por la violencia ejercida por el personal policial a sus órdenes contra los trabajadores de prensa que estaban haciendo su tarea.
Exigimos que el gobierno nacional de Mauricio Macri y el gobierno provincial de Mara Eugenia Vidal garanticen el libre ejercicio de la tarea periodística y garanticen la libertad de expresión que hoy fueron agredidos por el antiguo recurso del garrote y el gas policial bajo su responsabilidad. Expresamos nuestra solidaridad con los todos los trabajadores agredidos. Reafirmamos la necesidad urgente de construir la más amplia unidad de los trabajadores, deponiendo intereses sectoriales, para defender los derechos laborales.
Aquellos que crean que buscar acuerdos mezquinos o dividir a la clase trabajadora los dejará a salvo de esta ofensiva, se equivocan. El modelo de relación patronal-trabajador que las patronales y el gobierno quieren imponer necesita destruir toda organización sindical y todo derecho laboral.

Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa

logo_mesa_nacional_de_trab_prensa_1

Repudio por agresión a trabajadores de Canal 12 de Córdoba

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) manifiesta su repudio frente a la agresión que recibieran compañeros de Canal 12 de Córdoba, y expresa su solidaridad con las víctimas de esos violentos hechos. Al respecto, el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren) -integrante de la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa- emitió el siguiente comunicado tras las agresiones que recibieran el periodista Andrés Ferreyra y el camarógrafo Mauro Ceschin, durante una protesta de choferes de la UTA, el pasado 5 de junio:

El Cispren tomará medidas de fuerza en defensa irrenunciable de la salud, la integridad física y la vida de sus trabajadores

Ante eventuales agresiones a trabajadores de prensa de la provincia de Córdoba, el Cispren y su cuerpo de delegados evaluará con urgencia la realización de medidas de fuerza de carácter general y en todo el territorio provincial, en defensa de la salud, la integridad física y la vida de sus trabajadores.

Hechos recientes, que nos retrotraen a épocas que creíamos superadas, son registrados con alarma y preocupación por los trabajadores de prensa. Los/as compañeros/as, por el solo hecho de ejercer su tarea, se encuentran en una situación de vulnerabilidad e indefensión, con serios riesgos para su integridad. Estos riesgos son hoy inaceptables porque implican un ataque al libre ejercicio de una tarea vital para la vida democrática.

Frente a las últimas agresiones sufridas por trabajadores de Canal Doce, este sindicato considera oportuno recordar que la línea editorial de los medios de comunicación representa el pensamiento, las intencionalidades políticas y los intereses económicos de los empresarios. En ese contexto, las opiniones, principalmente las referidas a las problemáticas sociales, no expresan el pensamiento de los trabajadores de prensa.

Nuestro colectivo, como la totalidad de la clase trabajadora argentina, sin excepción, enfrenta los embates contra los convenios colectivos de trabajo y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, acciones impulsadas por los grupos empresariales que cuentan con el apoyo del actual Gobierno Nacional.

Córdoba, 10 de Junio de 2017

Cuerpo de Delegados Cispren
Comisión Directiva Cispren

cordoba120617

Movilización contra los despidos y la precarización

Este jueves 8 de junio, se realizó en la ciudad de Buenos Aires una masiva movilización de las y los trabajadores de prensa en contra de los despidos y la precarización laboral en el sector, en defensa del Estatuto del Periodista Profesional y los Convenios Colectivos de Trabajo, por mejores salarios y condiciones laborales, bajo la consigna “sin trabajo no hay libertad de expresión”.

La marcha, convocada por la Mesa Nacional de Trabajadores de prensa y con el acompañamiento de otras organizaciones sindicales y sociales, partió desde el Obelisco porteño, recorriendo las arterias Cerrito, Lima, Avenida de Mayo, Rivadavia y Callao, para confluir frente a la sede del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación (MTEySS), donde habitualmente se realizan las negociaciones paritarias con las cámaras empresariales.

La columna estuvo acompañada por una desmesurada presencia policial en todo su recorrido, la que provocativamente intentó en varias ocasiones reducir el paso de la marcha. La intimidación de la fuerza de segurida se da, no casualmente, a dos días de que la justicia desestimara la imputación por tentativa de homicidio contra tres efectivos de la ex Policía Metropolitana por disparar con balas de plomo contra dos trabajadores de prensa y un manifestante, durante el desalojo de la Sala Alberdi, en 2013.

La jornada finalizó con los discursos de los dirigentes sindicales organizadores de la actividad, en un escenario móvil montado frente al edificio del MTEySS.

Allí, el Secretario de Organización de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), Flavio Frangolini, expresó que para enfrentar el ajuste que plantean las patronales, los trabajadores de prensa deben responder con “organización, unidad y lucha. La organización de nuestros sindicatos, la unidad de la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa y la lucha de las y los compañeros en las redacciones y en las calles.”

También se manifestaron contra la pretensión de flexibilizar e instalar la multitarea en las redacciones el Secretario General de la Asociación de Prensa de Santa Fe, Pablo Giménez; el Secretario General del Sindicato de Prensa de Rosario, Edgardo Carmona y el Secretario General del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa), Fernando “Tato” Dondero.

Asimismo, hicieron llegar sus adhesiones el Secretario General del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba y las organizaciones sindicales hermanas de gráficos y canillitas, entro otros.

01-va-frente_012 02-no a los despidos_007 03-va-spb_016 04-va-telam_017 05-va-telefe_018 06-va-tv publica_019 07-va-sipreba_014 08-va-sipremza_015 09-rosario_009 10-spb_010 11-va-frente22_013 12-no_008 13-va-frente congreso1_011 14-frente3_006 15-frente congreso_004 16-en ministerio_001 17-en ministerio2_002 18-flavio_003 19-frente congreso2_005