Amenazan a trabajadores del diario La Verdad de Junín

Amenazan a trabajadores del diario La Verdad de Junín
Un enérgico comunicado de repudio dio a conocer la Asociación de Periodistas del Noroeste Bonaerense (APENOBA), filial de la FATPREN, ante las las intimidaciones recibidas por el diario La Verdad de Junín.
Alberto Carreras, secretario general de APENOBA, y secretario de prensa de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, manifestó su total apoyo a los trabajadores afectados.
La APENOBA expresó en su comunicado que “hacer periodismo nunca fue fácil. Hubo épocas en las que las opiniones podían costar la vida. Cuando un llamado podía generar el despido, sin miramientos, de un periodista que sólo hacía su trabajo e informaba. Por eso las amenazas telefónicas recibidas por La Verdad por dos notas de investigación, son un golpe artero y siniestro a la libertad de prensa, y sobre todo son un acto cobarde que pretende acallar las voces de los trabajadores”.
“Los cobardes no van acallar a los periodistas. No podemos permitir que se intente atropellar el derecho a opinar e informar”, aseguró Carreras.
Las amenazas fueron recibidas en la redacción del diario y en el conmutador, en ambos casos las voces, escondidas en el anonimato cobarde, pidieron que se deje de hacer lo que se hace en un diario: informar, investigar y llegar a la verdad.
“Por qué no se dedican a escribir las ‘boludeces’ de siempre, en vez de meterse con los médicos… porque la van a pasar muy mal”, fue la última de las amenazas recibidas, después de la publicación de un investigación que denuncia un caso de mala praxis. Parece que las antiguas practicas de llamar para tapar todo no funcionó, y la publicación de la nota fue un duro golpe a sectores que se creían impunes e intocables.
“Es un hecho gravísimo, que nos remite a los años más oscuros de país. Es necesaria una enérgica reacción de la sociedad, no se puede tolerar que los cobardes intenten frenar el trabajo de los periodistas”, aseguró el secretario general del gremio.
La amenaza anterior se había recibido después de otra investigación, que desnudó el camino de la prostitución VIP en Junín. En ambos temas el arriesgado trabajo de los periodistas rindió sus frutos, y se llegó a lo que se buscaba: informar con la verdad.
“Desde APENOBA y la FATPREN manifestamos nuestro apoyo a los trabajadores del diario, para que sigan haciendo su trabajo en total libertad. Sin que la cobardía de aquellos que siguen mirando el pasado con añoranza, no dinamite las libertades ganadas con la democracia”, finalizó Carreras.
La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa se solidariza con los compañeros afectados y asegura que les otorgará todo su apoyo -con la movilización de los trabajadores de prensa de todo el país si fuera necesario- para garantizar su derecho a informar, así como para garantizar su integridad personal y la de sus familias.
Asimismo, la FATPREN reclama enérgicamente la inmediata intervención de los distintos estamentos gubernamentales para que esclarezcan los hechos y sancionen hasta el último de los responsables, en la certeza de que ante circustancias como ésta el silencio significa complicidad.

Un enérgico comunicado de repudio dio a conocer la Asociación de Periodistas del Noroeste Bonaerense (APENOBA), filial de la FATPREN, ante las las intimidaciones recibidas por el diario La Verdad de Junín.

Alberto Carreras, secretario general de APENOBA, y secretario de prensa de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, manifestó su total apoyo a los trabajadores afectados.

Amenazan a trabajadores del diario La Verdad de Junín
Un enérgico comunicado de repudio dio a conocer la Asociación de Periodistas del Noroeste Bonaerense (APENOBA), filial de la FATPREN, ante las las intimidaciones recibidas por el diario La Verdad de Junín.
Alberto Carreras, secretario general de APENOBA, y secretario de prensa de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, manifestó su total apoyo a los trabajadores afectados.
La APENOBA expresó en su comunicado que “hacer periodismo nunca fue fácil. Hubo épocas en las que las opiniones podían costar la vida. Cuando un llamado podía generar el despido, sin miramientos, de un periodista que sólo hacía su trabajo e informaba. Por eso las amenazas telefónicas recibidas por La Verdad por dos notas de investigación, son un golpe artero y siniestro a la libertad de prensa, y sobre todo son un acto cobarde que pretende acallar las voces de los trabajadores”.
“Los cobardes no van acallar a los periodistas. No podemos permitir que se intente atropellar el derecho a opinar e informar”, aseguró Carreras.
Las amenazas fueron recibidas en la redacción del diario y en el conmutador, en ambos casos las voces, escondidas en el anonimato cobarde, pidieron que se deje de hacer lo que se hace en un diario: informar, investigar y llegar a la verdad.
“Por qué no se dedican a escribir las ‘boludeces’ de siempre, en vez de meterse con los médicos… porque la van a pasar muy mal”, fue la última de las amenazas recibidas, después de la publicación de un investigación que denuncia un caso de mala praxis. Parece que las antiguas practicas de llamar para tapar todo no funcionó, y la publicación de la nota fue un duro golpe a sectores que se creían impunes e intocables.
“Es un hecho gravísimo, que nos remite a los años más oscuros de país. Es necesaria una enérgica reacción de la sociedad, no se puede tolerar que los cobardes intenten frenar el trabajo de los periodistas”, aseguró el secretario general del gremio.
La amenaza anterior se había recibido después de otra investigación, que desnudó el camino de la prostitución VIP en Junín. En ambos temas el arriesgado trabajo de los periodistas rindió sus frutos, y se llegó a lo que se buscaba: informar con la verdad.
“Desde APENOBA y la FATPREN manifestamos nuestro apoyo a los trabajadores del diario, para que sigan haciendo su trabajo en total libertad. Sin que la cobardía de aquellos que siguen mirando el pasado con añoranza, no dinamite las libertades ganadas con la democracia”, finalizó Carreras.
La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa se solidariza con los compañeros afectados y asegura que les otorgará todo su apoyo -con la movilización de los trabajadores de prensa de todo el país si fuera necesario- para garantizar su derecho a informar, así como para garantizar su integridad personal y la de sus familias.
Asimismo, la FATPREN reclama enérgicamente la inmediata intervención de los distintos estamentos gubernamentales para que esclarezcan los hechos y sancionen hasta el último de los responsables, en la certeza de que ante circustancias como ésta el silencio significa complicidad.

Un enérgico comunicado de repudio dio a conocer la Asociación de Periodistas del Noroeste Bonaerense (APENOBA), filial de la FATPREN, ante las las intimidaciones recibidas por el diario La Verdad de Junín.

Alberto Carreras, secretario general de APENOBA, y secretario de prensa de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, manifestó su total apoyo a los trabajadores afectados.

La APENOBA expresó en su comunicado que “hacer periodismo nunca fue fácil. Hubo épocas en las que las opiniones podían costar la vida. Cuando un llamado podía generar el despido, sin miramientos, de un periodista que sólo hacía su trabajo e informaba. Por eso las amenazas telefónicas recibidas por La Verdad por dos notas de investigación, son un golpe artero y siniestro a la libertad de prensa, y sobre todo son un acto cobarde que pretende acallar las voces de los trabajadores”.

“Los cobardes no van acallar a los periodistas. No podemos permitir que se intente atropellar el derecho a opinar e informar”, aseguró Carreras.

Las amenazas fueron recibidas en la redacción del diario y en el conmutador, en ambos casos las voces, escondidas en el anonimato cobarde, pidieron que se deje de hacer lo que se hace en un diario: informar, investigar y llegar a la verdad.

“Por qué no se dedican a escribir las ‘boludeces’ de siempre, en vez de meterse con los médicos… porque la van a pasar muy mal”, fue la última de las amenazas recibidas, después de la publicación de un investigación que denuncia un caso de mala praxis. Parece que las antiguas practicas de llamar para tapar todo no funcionó, y la publicación de la nota fue un duro golpe a sectores que se creían impunes e intocables.

“Es un hecho gravísimo, que nos remite a los años más oscuros de país. Es necesaria una enérgica reacción de la sociedad, no se puede tolerar que los cobardes intenten frenar el trabajo de los periodistas”, aseguró el secretario general del gremio.

La amenaza anterior se había recibido después de otra investigación, que desnudó el camino de la prostitución VIP en Junín. En ambos temas el arriesgado trabajo de los periodistas rindió sus frutos, y se llegó a lo que se buscaba: informar con la verdad.

“Desde APENOBA y la FATPREN manifestamos nuestro apoyo a los trabajadores del diario, para que sigan haciendo su trabajo en total libertad. Sin que la cobardía de aquellos que siguen mirando el pasado con añoranza, no dinamite las libertades ganadas con la democracia”, finalizó Carreras.

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa se solidariza con los compañeros afectados y asegura que les otorgará todo su apoyo -con la movilización de los trabajadores de prensa de todo el país si fuera necesario- para garantizar su derecho a informar, así como para garantizar su integridad personal y la de sus familias.

Asimismo, la FATPREN reclama enérgicamente la inmediata intervención de los distintos estamentos gubernamentales para que esclarezcan los hechos y sancionen hasta el último de los responsables, en la certeza de que ante circustancias como ésta el silencio significa complicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *