Día del Periodista

Un año atrás, decíamos que el Día del Periodista es una jornada de celebración pero, al mismo tiempo, de reivindicación por el cumplimiento de nuestros derechos, por el desarrollo de nuestra labor para informar como se debe al pueblo, por el establecimiento de condiciones cada vez más dignas de trabajo.

Un año atrás, decíamos que el Día del Periodista es una jornada de celebración pero, al mismo tiempo, de reivindicación por el cumplimiento de nuestros derechos, por el desarrollo de nuestra labor para informar como se debe al pueblo, por el establecimiento de condiciones cada vez más dignas de trabajo.

 

A lo largo de estos doce meses, se han reiterado y multiplicado las violaciones a los derechos de los trabajadores a lo largo y a lo ancho del país. La mayoría de las empresas periodísticas continúan sin cumplir plenamente con lo que establecen los Convenios Colectivos de Trabajo de nuestra actividad, desconocen las escalas salariales y no respetan las condiciones de trabajo establecidas por el Estatuto del Periodista Profesional y por el Estatuto del Empleado Administrativo de Empresas Periodísticas.

En estos doce meses, la realidad ha pretendido ser manipulada por el Grupo Clarín, construyendo mediáticamente una imagen que pretende confundir y desorientar a la sociedad, para imponer los intereses de los grupos económicos concentrados a los que representa, con las consecuencias que esos intereses han tenido siempre sobre los trabajadores.

Ese grupo representa un periodismo de intereses que nunca tuvo límites para forzar a todos los gobiernos a cumplir sus condiciones, llegando a tomar el control de Papel Prensa con la ayuda de una mesa de torturas de la dictadura genocida.

Además, el grupo Clarín continúa desoyendo fallos judiciales en su contra, que lo obliga a restituir en sus puestos de trabajo a compañeros despedidos por causa de su actividad sindical, y persisten en el hostigamiento hacia los trabajadores para evitar su organización y lucha.

Sumado a ello, en las últimas semanas se han reiterado las agresiones verbales y físicas hacia compañeros que sólo cometen el delito de trabajar para garantizar el derecho a la información de nuestro pueblo, por parte de sectores reaccionarios que resisten a aceptar la convivencia democrática y dirimen sus diferencias por la violencia, como en las épocas más oscuras de nuestro país, odio fogoneado por esos mismos sectores mediáticos concentrados.

Miles de trabajadores y trabajadoras de prensa luchan cotidianamente para informar a la sociedad, contra la voluntad de aquellos sectores interesados en que la realidad no se conozco, que la verdad no salga a la luz, que los poderosos sean desnudados dejando al descubierto sus intereses sectoriales y corporativos.

Trabajadores que, a través de sus representantes, ahora se sientan a discutir los criterios de producción, comercialización y distribución del papel para diarios, insumo vital para garantizar la libertad de expresión y el derecho a la información.

Trabajadores y trabajadoras que también pelean por alcanzar esas condiciones dignas que marca la ley para desempeñar su oficio y que las patronales sistemáticamente desconocen, para  enriquecerse a costa de los compañeros.

A todos ellos, que siguen trabajando por construir una comunicación más democrática, diversa, federal y plural: ¡Feliz Día del Periodista!

 

06-06-2012

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *