San Juan: Repudio por la detención de una trabajadora de prensa

El Sindicato de Prensa y Comunicación Social de San Juan manifiesta su apoyo a quienes denuncian la violencia de género y hace conocer su repudio al accionar de funcionarios policiales de la Comisaría 28 que en cumplimiento de su labor como funcionarios públicos, privaron ilegítimamente de su libertad a la trabajadora de prensa Marcela Silva, cuando actuaba como acompañante de una víctima de este flagelo contra el que la sociedad en su conjunto lucha y se manifiesta constantemente. 

El Sindicato de Prensa y Comunicación Social de San Juan manifiesta su apoyo a quienes denuncian la violencia de género y hace conocer su repudio al accionar de funcionarios policiales de la Comisaría 28 que en cumplimiento de su labor como funcionarios públicos, privaron ilegítimamente de su libertad a la trabajadora de prensa Marcela Silva, cuando actuaba como acompañante de una víctima de este flagelo contra el que la sociedad en su conjunto lucha y se manifiesta constantemente. 

En momentos en que la comunidad internacional se pronuncia contra la violencia de género, y en la Argentina hace pocos días se concretaron multitudinarias marchas repudiando este fenómeno que arrincona en el silencio, la indiferencia y la incomprensión a sus víctimas, lamentablemente nos encontramos con servidores públicos que lejos de cumplir con lo que el deber les indica, impulsan y/o establecen procedimientos tendientes a mantener un statu quo; esquivando el rumbo que actualmente las sociedades civilizadas tienen como objetivo: terminar definitivamente con la violencia de género.

No avalamos ni respaldamos ningún acto de violencia, tampoco contra la Policía. Pero los integrantes de la Fuerza, deberán tener en cuenta que quien llega hasta ellos para radicar una denuncia, lo hace generalmente en condiciones de serias desventajas, desde su estado anímico, pasando por la vergüenza y/o el miedo.

De ninguna manera se puede justificar el destrato, la mala atención, las demoras innecesarias o la falta de respeto cuando se les trata a los denunciantes hasta con actitudes descalificantes o peyorativas. Para estos funcionarios públicos se trata de un trámite administrativo que requiere, además, vocación de servicio.

Repudiamos enérgicamente este tipo de actitudes autoritarias y el abuso de las fuerzas del Estado para detener a quienes, paradójicamente, debiéramos defender y respaldar.

Reclamamos y exigimos la inmediata intervención de las autoridades competentes para que en forma urgente se tomen las medidas pertinentes para con los funcionarios policiales que, en este caso, no cumplieron con su deber. Estaremos atentos, además, a que en un plazo perentorio se le dé curso como a la investigación judicial correspondiente.

 

24-06-2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *