La FIP repudió el ataque contra trabajadores y trabajadoras de Tiempo Argentino y Radio América

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) organización que representa a 600.000 periodistas en todo el mundo, denuncia y repudia los hechos de violencia suscitados en la madrugada del lunes 4 de julio, cuando un grupo de aproximadamente 20 personas irrumpió en el edificio donde se sitúa el diario Tiempo Argentino y Radio América en la Ciudad de Buenos Aires. El grupo, liderado por el empresario Martínez Rojas, destruyó instalaciones y herramientas de trabajo ubicados en la redacción y los estudios, expulsando por la fuerza a los y las trabajadores que se encontraban en el lugar.

Este claro acto de intimidación se da en el marco de la lucha de los y las trabajadores y trabajadoras de ambos medios, quienes se encuentran en un proceso de recuperación de sus puestos de trabajo en forma de cooperativa tras vaciamiento de las empresas y el cese de abono de salarios por parte de los anteriores propietarios, Sergio Szpolski y Matías Garfunkel. Estos empresarios, además de no abonar sueldos desde diciembre del 2015, abandonaron el pago de los servicios de las instalaciones donde se encuentran los medios, por lo que hace semanas los y las trabajadores y trabajadoras sufrieron la rescisión del contrato de alquiler del edificio y enfrentan una amenaza de desalojo.

Martínez Rojas, quien se adjudica la compra de Tiempo Argentino y Radio América a Szpolski, es señalado por los y las trabajadores y trabajadoras de los medios como el responsable de la irrupción violenta y los destrozos en el edificio. Por un acta del Ministerio de Trabajo de la Nación Argentina, los y las trabajadores y trabajadoras de Tiempo Argentino se encuentran avalados como custodios de los bienes y herramientas del diario.

Como precedente de los hechos de violencia acaecidos durante el día de hoy, el 11 de junio Martínez Rojas ingresó a la planta transmisora de Radio América, desalojó al personal y cortó la transmisión. Ni la Inspección General de la Nación (IGJ) ni el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), reconocen al empresario como dueño del medio o de la frecuencia radial, ya que no acredita la documentación necesaria para poder tomar las transmisiones. Los y las trabajadores y trabajadoras de la emisora continúan con la programación radial desde una plataforma digital en el edificio que comparten con Tiempo Argentino.

La irrupción realizada durante el día de la fecha, dirigida a cortar la libre circulación del diario, romper los registros de la cooperativa de trabajo, cortar la transmisión radial y amedrentar a los y las trabajadores y trabajadoras en resistencia, resulta un hecho de máxima gravedad institucional y de fragrante afrenta a la libertad de expresión y de asociación de los y las trabajadores.

«La FIP respalda la lucha de los y las trabajadores y trabajadoras de Tiempo Argentino y Radio América, condenando la práctica intimidatoria sufrida y resaltando la necesidad de que quienes formaron parte de estos hechos de violencia sean hechos responsables por la justicia», expresó Anthony Bellanger, Secretario General de la FIP. «Llamamos así mismo al Gobierno Argentino a dar los y las integrantes de Tiempo Argentino y Radio América garantías para su seguridad personal y para el resguardo de las herramientas de trabajo, guardando así el derecho a la libertad de expresión y al de acceso al trabajo de los y las periodistas».

En el marco del repudio internacional que suscitan estos hechos, la Federación Internacional de Periodistas ha enviado una carta a autoridades nacionales argentinas y a su representación diplomática en Bruselas condenando los hechos y demandando que se levanten cargos contra las personas que perpetraron el ataque a los y las periodistas.

tiempo040716

Dirigentes internacionales de prensa durante la visita

a la redacción de Tiempo Argentino, el pasado mes de mayo.

fip040716-1 fip040716-2

Nota enviada por la Federación Internacional de

Periodistas al embajador argentino en Bruselas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *