La Pampa: FATPREN y SIPREN repudian detención de periodista y exigen remoción del ministro de Seguridad

La FATPREN y el SIPREN La Pampa Zona Sur reclaman la INTERPELACIÓN del Ministro de Seguridad de La Pampa Juan Carlos Tierno por parte de la legislatura pampeana luego de la detención ilegal de la periodista Cintia Alcaráz en Santa Rosa.

El ministro que fue juzgado y condenado por abuso de autoridad, denunciado por golpeador de mujeres y que ha ordenado a las fuerzas policiales no dar datos de la actuación de la fuerza en los últimos meses. La justicia debería haber impedido su asunción pero sabemos que en la Pampa Nostra la impunidad se garantiza desde el gobernador Carlos Verna hacia abajo.

Por eso la FATPREN reclama la urgente actuación de parte de los diputados y diputadas pampeanas para frenar las flagrantes faltas del ministro y la clara impunidad de la policía provincial desde su asunción.

El viernes 22 de abril, a las 21.15, policías de la Seccional Tercera de Santa Rosa detuvieron en plena calle a Cintia Alcaraz, locutora y periodista de Radio Kermés, que pretendía tomar fotografías mientras efectivos policiales requisaban en una esquina céntrica y en plena vía pública a dos mujeres jóvenes, que cargaban niños pequeños y un changuito de bebé.

Bajo la insólita y falaz imputación de Alcaraz «obstruía la tarea policial» le arrebataron cámara y celular y la llevaron detenida a la Seccional Tercera, donde instruyeron una falsa denuncia penal en su contra. Sólo la rápida y enérgica reacción de compañeros y compañeras de prensa y otras organizaciones sindicales, políticas y sociales, que acudieron inmediatamente a reclamar su liberación frente a la comisaría, impidió que la periodista pasara la noche detenida en un calabozo.

Desde la FATPREN y el Sindicato de Prensa de La Pampa, Zona Sur (SIPREN), denunciamos que la detención de Cintia Alcaraz constituye un ataque flagrante a la libertad de prensa y reclamamos la suspensión de los efectivos policiales que la ejecutaron, hasta tanto se determine su responsabilidad en esta violación de derechos fundamentales.

El ataque cuenta con el agravante de que los tres primeros trabajadores de prensa que llegaron a la comisaría (Rodrigo Pérez, Lautaro Bentivegna y Samuel Del Ruiz), alertados por la detención de la periodista, fueron también demorados e identificados por el personal policial, a pesar de resultar harto conocidos para los efectivos policiales en esta pequeña ciudad donde vivimos y ejercemos nuestra tarea profesional.

Finalmente, anunciamos nuestro apoyo a las querellas judiciales que Cintia Alcaraz pudiera impulsar por la ilegítima privación de su libertad y la afectación de su ejercicio profesional, así como nos disponemos a resistir activamente todo intento por instalar protocolos de seguridad al ejercicio periodístico, ya sea mediante corralitos policiales o cualquier pretensión de criminalizar nuestro trabajo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *