La SIP no logró imponer sus mentiras

«La SIP ha quedado al descubierto y ya nadie cree sus mentiras en torno a la libertad de expresión», señaló el secretario general de la FATPREN, Gustavo Granero.

«La SIP ha quedado al descubierto y ya nadie cree sus mentiras en torno a la libertad de expresión», señaló el secretario general de la FATPREN, Gustavo Granero.

La gira latinoamericana de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) comenzó en Santiago de Chile, donde se entrevistó con el presidente Sebastián Piñera, responsable del cierre de la edición en papel del diario estatal La Nación, dejando a decenas de trabajadores de prensa en la calle y acallando una de las pocas voces alternativas ante el creciente monopolio informativo en el país trasandino.

La SIP mantuvo dos días de deliberaciones en la capital chilena y denostó los procesos de democratización de las comunicaciones que se están llevando adelante en un conjunto importante de países de América Latina.

Granero -quien también ocupa la vicepresidencia de la Federación Internacional de Periodistas (FIP)- encabezó en Santiago el Seminario Internacional «Medios de Comunicación y Democracia», que se llevó a cabo el 3 de mayo pasado -en ocasión del Día Internacional de la Libertad de Expresión-, organizado por la FIP y la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe.

Ante un centenar de trabajadores de prensa y dirigentes sindicales del sector -de Chile y América Latina- el dirigente recordó que «la SIP fue una organización copada por la CIA y el Departamento de Estado de los Estados Unidos durante la década de 1950; una sociedad de empresarios que se dedicó a condecorar a generales golpistas y apoyar las dictaduras genocidas de la región».

Los dirigentes sindicales reunidos en ese país denunciaron que «mientras la SIP se dice defensora de la libertad de expresión, respalda el proceso de concentración monopólica de los medios de comunicación y se opone sistemáticamente a los proyectos para incrementar los niveles democráticos en el sector».

Luego de su paso por Argentina -donde los directivos de la entidad empresarial criticaron la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual-, Granero manifestó que «a la SIP ya no le cree nadie, sus declaraciones altisonantes solamente tienen cabida en los medios monopólicos que ella misma defiende».

«Mientras ellos tratan de entorpecer la democratización de las comunicaciones en toda América Latina, los trabajadores de prensa continuaremos trabajando unidos para que nuestros pueblos gocen de un efectivo Derecho a la Información, y enfrentando a las patronales que silencian la Libertad de Expresión hambreando a sus trabajadores», concluyó el dirigente sindical.

 

10-05-2011

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *